EL TERMINO ES APENAS EL COMIENZO